¿Qué es un oráculo?

Se considera un oráculo al instrumento mediante el cual el ser humano se comunica con los Dioses, seres superiores, o algún Espírito, intermediando una persona con capacidad para ese objetivo. En este diálogo, intervienen símbolos y señales que ayudan a comunicarse. El objetivo del oráculo es socorrer a las personas a que conecten con su interior y con sus energías positivas necesarias para llevar su vida.

¿De dónde viene el Oráculo?

TAROT Desde Grecia, el Oráculo era un tipo de contestación que se recibía de los dioses mediante los sacerdotes, de la Pitonisa griega o de la Síbila. También se incluían señales de sonidos o físicas, o símbolos, como el tarot o los sacrificios. Normalmente, se considera Oráculo, al mismo sitio donde se pregunta y se recibe luego una contestación. Luego, los romanos adquirieron los oráculos griegos desarrollando también los suyos propios.

Algunos oráculos importantes

TAROTLos más oráculos más conocidos de Grecia fueron:

  • El oráculo de Delfos, que      se ubicaba en las zonas bajas del monte Parnaso. El oráculo se percibía      mediante la personalidad de la pitia, en un estado completamente de      éxtasis.
  • El oráculo de Dódona en la      ciudad de Epiro, Grecia. El lugar del oráculo se localizaba en las      montañas, justo al sur del lago Pamboris, en una planta sagrada.
  • Oráculo de Olimpia, situado      en la ciudad de Olimpia, localidad de Elis. El lugar sagrado era el      santuario de Zeus.
  • Oráculo de Delos, ubicado      en la isla griega del mar Egeo, era el centro geográfico de las demás      islas griegas.

Los oráculos egipcios más conocidos fueron el de Heliópolis y Abidos. Las preguntas se realizaban a través de una persona que llevaba las preguntas planteadas sobre papel y las colocaba en el lugar sagrado, que era un santuario, y mediante el mismo método se recibían las contestaciones. Otro oráculo que destaca en Egipto, es el del dios Amón-Ra, justo en el desierto de Libia. En este oráculo, Alejandro Magno, ratificó su ascendencia divina.

Los oráculos hebreos eran llamados Goral, Goralot si es en plural. Uno de los más conocidos fue el Urim y los Thummin, cuyo contacto se realizaba a través de un sacerdote, el Ga`dolHakohen. Otro popular, era el Oráculo del Pectoral de 12 Piedras Preciosas, el cuál desprendía luminosidades y sonidos cuando contestaba.

Los oráculos fueron famosos y conocidos en Babilonia y Caldea. Se comunicaban mediante los bele.beri, que eran los señores de la adivinación.

Por último, hay que destacar a los oráculo yoruba, que se componían por 3 métodos, el primero utilizaba a los cocos y se llamaba biagué, el segundo de ellos es el diloggun y se comunicaban mediante el caracol y el tercer de los métodos se denominaba Ifá, y utilizaba cocos encadenados, con pinta de collar, para comunicarse con los dioses.

La magia está en el tarot

La existencia de las personas se tuercen a veces y nos encontramos en una encrucijada de la que no podemos salir.

Son muchos momentos que pueden determinar estas situaciones algunas de ellas son: la muerte de un ser querido, la desesperación de no encontrar trabajo, el amor, la familia, las drogas…

Necesitamos respuestas

ImageLa mayoría son situaciones límite que nos ponen también a nosotros en el límite y necesitamos de una energía mucho más alta de la que podamos encontrar en cualquier parte.

El tarot es la opción más elegida por todos para saber al menos la durabilidad de la situación que vivimos o las claves para conseguir lo que ansiamos.

Las cartas del tarot incluyen en sí las respuestas que necesitamos y por eso su durabilidad en el tiempo como tradición ha traspasado fronteras.

Muchas personas a lo largo de los siglos han intentado dañar la imagen de este considerado arte, sin embargo, la experiencia nos dice que a pesar de que se intenta destruir lo que a través de siglos ha pasado por distintas manos, el poder del tarot, de la videncia y del más allá se pone delante de todos.

De hecho a la hora de consultar, la persona que acude al tarotista está cargado de ilusión, de esperanza a la vez que algún tinte de incertidumbre que les hace estar deseando de conocer las respuestas que más que la vidente les dé, que las cartas le hablen.

El trabajo del tarotista

El trabajo del tarotista no es más fácil que otro cualquiera, tiene una responsabilidad grande, de su mano depende la concentración de la energía adecuada para llegar a alcanzar la verdad a las preguntas que se le plantea.

En este sentido, el tarotista debe ser disciplinado y llevar a raja tabla una conducta limpia y sobre todo de respeto hacia el poder de las cartas.

Antes de cualquier tirada, el tarotista tiene que haber limpiado de energía tanto la baraja como el espacio que le rodea. Para eso toma además de algunas oraciones, algunos elementos que le ayudan a considerar esa purificación, el más común es el incienso.

También practican una limpieza más profunda de la baraja en la que se pueden incluir otro tipo de piedras, agua o incluso el fuego que tiene un poder muy purificante.

Los elementos de la tierra están presentes en las barajas del tarot, del mismo modo que lo están en nuestra vida.

La baraja de cartas también incluye cuestiones cotidianas pues son las que darán las respuestas a nuestras preguntas.

Si no lo has probado, alguna vez puedes hacer alguna pregunta a algún profesional, quizás por curiosidad, quizás por casualidad llegues a descubrir el potente poder de esta misteriosa tradición.